Texto de los voluntarios de la Fundación

Publicamos hoy el texto que los voluntarios de la Fundación escribieron sobre Father, apelativo cariñoso con el que todo el mundo conocía a Vicente Ferrer en la India. Texto en castellano más abajo.

WHAT FATHER MEANT TO SPANISH VOLUNTEERS?

For all of us Father was a friend, a family member, a leader, a model, a guide, a motivator… His concern for others and his work touched our hearts, and showed us a meaningful way in life: the ‘good action’ for others. We also loved his sense of humor. His understanding of the world and God made us feel more at ease in this planet we live. We all felt he was a very special and unique person, and we were grateful to have the chance to meet him.

Many philosophers preach human values but Father lived them. We admired his infinite compassion and concern for others; his commitment, discipline and perfection at work; his trust and confidence in everybody; his devotion to work: still at 89 years of age he used to spend all the time thinking how to help more people. His infinite faith in God and the goodness of God always gave us strength.

With his life Father showed us the way in this world, our purpose as human beings: to reduce poverty and suffering. This is our duty. After coming here, we were all very inspired and impressed by the scope of RDT’s work: the large number of programs, villages and people benefited through RDT. Father and Sister started from ‘zero’ and built an impressive organization to help the people and to transform a drought prone area. FATHER NOT ONLY DREAMT ABOUT HELPING THOUSANDS OF PEOPLE, BUT HE ACHIEVED IT. His achievements made us believe that the impossible was possible; he gave us hope and strength to fight for a better world.

Father made each one of us feel important and needed: in front of him, each of us was the most important person in the world and our contribution the greatest. He was always ready to listen to our dreams, our worries and stories, and gave a wise advice to move forward. Sometimes only by looking at us, he could understand how we felt and find the right words for us. We also enjoyed his great sense of humor and jokes; he would always have some words to cheer us up. And we all learnt how important it is to keep a good sense of humor to cope with the difficulties of life.
We all feel glad to have come to Anantapur, and when we go we will remember for our lifetime this experience. RDT gives us the chance to participate in the big task of alleviating suffering and poverty, to practice the ‘good action’ in the true meaning of the word, and to feel the happiness of giving and receiving the love of the RDT family and villagers. In RDT we are part of a big structure that helps thousands of people to have a better life, and we all feel the happiness of fulfilling our duty as human beings. We become members of the RDT family and we also make strong bonds with other volunteers who have similar understanding of life.

In RDT we learn that a better world is possible if we work hard. And when we leave, we all want to continue working for others. Father enlighted our hearts forever and inspired all of us to follow the path of good action for others.

¿Qué significaba Father para los voluntarios españoles?

Para todos nosotros Father era un amigo, un miembro de la familia, un líder, un modelo, un guía, un motivador… Su preocupación por los demás y su trabajo conmovió nuestros corazones y nos mostró un camino en la vida con sentido: la “buena acción” hacia los demás. También amábamos su sentido del humor. Su comprensión del mundo y de Dios nos hizo sentir más cómodos en este planeta en que vivimos. Todos nosotros sentimos que fue una persona muy especial, única, y estamos agradecidos por haber tenido la oportunidad de conocerle.

Muchos filósofos predican los valores humanos, pero Father los vivía. Admiramos su infinita compasión y e interés por los demás; su compromiso, disciplina y perfección en el trabajo; su confianza y certidumbre en todo el mundo; su devoción hacia el trabajo: todavía a sus 89 años solía pasar su tiempo pensando en cómo ayudar a más gente. Su fe infinita en Dios y en su bondad siempre nos daba fuerza.

Con su vida Father nos mostraba el camino en este mundo, nuestro propósito como seres humanos: reducir la pobreza y el sufrimiento. Ese es nuestro deber. Tras llegar aquí, todos quedamos muy impresionados e inspirados por el alcance del trabajo de RDT (abreviatura de Rural Development Trust, nombre con el que es conocida la Fundación en Anantapur): la gran cantidad de programas, pueblos y personas beneficiados por RDT. Father y Sister empezaron de cero y construyeron una impresionante organización para ayudar a la gente y para transformar una zona condenada a la sequía. FATHER NO SÓLO SOÑÓ CON AYUDAR A MILES DE PERSONAS, ÉL LO CONSIGUIÓ. Sus logros nos hicieron creer que lo imposible era posible; nos dio fuerzas y esperanzas para luchar por un mundo mejor.

Father nos hacía sentir que cada uno de nosotros era importante y necesario: frente a él, cada uno de nosotros era la persona más importante del mundo y nuestra contribución, la mayor. Siempre estaba listo para escuchar nuestros sueños, nuestras preocupaciones, nuestras historias y darnos un sabio consejo para seguir adelante. En ocasiones, sólo con mirarnos, podía comprender cómo nos sentíamos y encontrar la palabra adecuada para nosotros. También disfrutábamos de su gran sentido del humor y de sus bromas; siempre tenía algunas palabras para levantarnos el ánimo. Y todos aprendimos cuan importante es mantener un buen sentido del humor para lidiar con las dificultades de la vida.

Todos nos alegramos por haber venido a Anantapur y cuando nos vayamos recordaremos esta experiencia por el resto de nuestra vida. RDT nos ha dado la oportunidad de participar en la gran tarea de aliviar el sufrimiento y la pobreza, de practicar la “acción buena” en el verdadero sentido de la palabra y sentir la felicidad de dar y recibir el amor de la familia de RDT y de los aldeanos. En RDT somos parte de una gran estructura que ayuda a miles de personas a tener una vida mejor y todos sentimos la felicidad de cumplir con nuestro deber como seres humanos. Nos convertimos en miembros de la familia de RDT y establecemos fuertes lazos con otros voluntarios que tienen un entendimiento similar de la vida.

En RDT aprendemos que un mundo mejor es posible si trabajamos duro. Y cuando nos vayamos, todos continuaremos trabajando por los demás. Father iluminó nuestros corazones para siempre y nos inspiró para seguir el camino de la buena acción hacia los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: