El sueño de Dunia

Apunta-ho tot
Dunia Beltrán fue una de las más estrechas colaboradoras de Vicente Ferrer durante los últimos meses de su vida. Su labor consistía en ayudar a Vicente a recopilar y ordenar todos los pensamientos, textos y citas que habían de conformar su próximo libro. Esto implicó largas horas de trabajo conjunto que ayudaron a crear una fuerte relación entre ambos. Ahora, desde su maravillosa Menorca, Dunia nos envía este texto tan especial que refleja de manera irrepetible los lazos que se crearon entre Vicente Ferrer y ella. Se lo agradecemos infinitamente.

Amics

“Aquel día había recibido un mensaje en que me decían que Vicente estaba a punto de acabar….. Encendí una vela y cogí un pequeño toro negro de plástico que venía con las botellas de vino de Sangre de Toro, que Vicente también había tenido sobre su mesa y con el que jugaba de tanto en tanto, cuando adoptaba aquella actitud infantil característica de los sabios que mantienen intacta su inocencia. Aquel toro para mí lo simbolizaba a él. Así que con la vela encendida, el toro sobre la mesa y el teléfono al lado me quedé dormida y esto es lo que soñé:

No se quería ir…. estaba sentado en una jardinera redonda, de espaldas al patio de su casa…, camiseta azul, pantalón de pana negra y sandalias. Miraba constantemente hacia atrás y regresaba a la misma postura, la cabeza apoyada en sus manos, éstas en sus brazos, sus brazos en sus codos y sus codos en sus rodillas…….. En la casa había una luz muy tenue y se escuchaban pequeños murmullos….. Me miró con una mirada insegura, buscaba el consentimiento, necesitaba la confirmación de que se iba en un buen momento… Por su cara ví que le dolía sucumbir al plan divino del que tanto había hablado y dejar atrás uno de sus pilares …. su gran familia humana….. No tenia una edad concreta, había perdido ese peso, ahora era un alma a punto de subirse al tren hacia el misterio de lo desconocido….. Pots estar tranquil….. no ens deixes…., le habló mi voz…. Miró otra vez hacia atrás ….hacia mi….y una última vez hacia atrás mientras se levantaba lentamente… Se acercó en dos pasos y me tomó de la mano que entraba en la imagen por el lado derecho y pasó instantáneamente de un primer plano mental a uno general infinitamente extenso ….. Me despertó una llamada de India, una voz con lágrimas que confirmaba mi sueño y ví que la cera derretida de la vela había movido al torito negro que tenía encima de la mesa, ahora sus patas delanteras estaban levantadas y el torito bravo saltaba hacia la inmensidad del Universo ….. ………………..

En realidad la cera de la vela dejó una silueta muy clara de él y yo cogido del brazo…. la tengo en casa …parece magia… y así es como mi particular relación con Vicente ha quedado materializada en cera india para siempre….”

Mols petons, Dunia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: